Existen dos versiones sobre el origen del pádel. La primera versión relaciona los antecedentes del pádel con los de otros deportes de raqueta como el tenis o el bádminton, siendo su origen común el jeu de la paume francés. Posteriormente, surgen variantes en Estados Unidos como el Paddle Tennis y el Platform Tennis, siendo versiones reducidas del tenis, pero con elementos muy comunes al pádel actual. La segunda versión, aprobada por la Federación Internacional de Pádel, afirma que este deporte nació en México, en 1969, a través del empresario Enrique Corcuera.

Orígenes

En 1969, Enrique Corcuera decidió adaptar su cancha de Squash en su casa de Acapulco (México) con elementos del Platform Tennis, creando lo que llamó “Paddle Corcuera”. Se volvió muy popular en toda América Latina, incluyendo partes de los Estados Unidos. El amigo español de Enrique, Alfonso de Hohenlohe-Langenburg, probó este nuevo invento en casa de Enrique e instantáneamente se sintió enamorado. Inmediatamente después, decidió crear las dos primeras pistas de pádel en un club de tenis de Marbella (España), en 1974.

Sin embargo, Alfonso incluyó algunas modificaciones de los diseños originales de Enrique para hacerlo más competitivo, siendo ésta la primera de muchas alteraciones que el pádel tendría en los siguientes 20 años en España.

Mientras tanto, en 1975, Julio Menditeguy, miembro argentino del club de tenis Alfonso de Marbella, sintió la misma pasión y decidió importar este deporte a Argentina. Actualmente, el pádel tienen más jugadores que el fútbol.

El pádel tardó casi 25 años en extenderse por toda la geografía española, hasta que, a principios de la década de 2000, existían más de 500 clubes de pádel y muchos hoteles españoles ya lo incluían como actividad deportiva.

En 2005, el pádel ya estaba bien establecido en España con más de 1000 clubes. Entonces, las Asociaciones de Pádel más importantes deciden conjuntamente establecer un Campeonato Internacional que se disputaría íntegramente en España. Este fue el comienzo de Padel Pro Tour, que duró hasta 2012. Las cifras varían, pero al menos 2 millones de personas en España practican regularmente este deporte. Prácticamente todas las ciudades españolas tienen una pista de pádel.

Desde España este deporte comenzó su conquista de Europa. Especialmente desde 2010 este deporte ha estado en constante crecimiento y florecimiento en todo el mundo y ahora es para muchas personas considerado el deporte de más rápido crecimiento en todo el mundo. El pádel se convertirá en el deporte del tercer milenio.

Al igual que el tenis, el pádel es un deporte que se puede practicar en cualquier clima, pero también en interiores si se prefiere. Los numerosos turistas que viajan a España cada año están descubriendo ahora también este deporte tan entretenido, y están buscando instalaciones en su país para practicar este deporte durante todo el año.

¿Cómo de juega?

El pádel es una mezcla de tenis y squash. Generalmente se juega en dobles, y la pelota puede tocar las paredes circundantes. Al igual que el tenis, la pelota sólo puede rebotar una vez. Las puntuaciones se mantienen de la misma manera que el tenis, sin embargo, el saque debe ser por debajo de la mano.

Las raquetas están muy adaptadas para este deporte. No tienen cuerdas y están hechas de grafito.

¿Por qué es tan popular?

En primer lugar, es muy fácil de aprender. Es muy rápido llegar a un nivel decente de pádel si se ha jugado antes a algún deporte de raqueta. Pero incluso para los jugadores que no tienen esta experiencia, es mucho más fácil de aprender que, por ejemplo, el tenis, que requiere mucha habilidad.

Otra razón es que el deporte es muy social. Las distancias entre todos los jugadores son mucho menores que con el tenis, lo que significa que es más fácil comunicarse entre los rallies, incluso con los oponentes; como en el squash, pero con 4 jugadores. No es de extrañar que sea muy popular practicar este deporte con socios o colegas.

El pádel también es más barato que el tenis. Las canchas son considerablemente más pequeñas que las de tenis, lo que significa que se necesita menos espacio para construirlas. Además, como el pádel siempre se juega en dobles, el coste por jugador es menor.

Por último, se puede argumentar que el pádel es atractivo para un público más numeroso. Este deporte es menos desafiante físicamente que el tenis o el squash, y sin tener una perfecta condición física se puede hacer algo decente. En España, los tenistas veteranos pasan al pádel cuando sienten que el tenis les está pidiendo demasiado. El pádel también es popular entre las mujeres y los niños.